Cómo diseño mis bolsos de tela

A veces, cuando me pongo a diseñar uno de mis bolsos de tela, me pregunto cómo era el proceso de diseño de mi abuelo cuando empezaba a trabajar en un proyecto. Era diseñador y decorador, lo que hoy en día se conoce como interiorista (si no lo leíste y te apetece conocer a mi familia en el post “familia de creadores” te cuento un poco más sobre todos ellos, ¡hay mucho talento!).

Mi abuelo (al que no conocí, pero en el que me veo muy reflejada) tenía una mesa de diseño de madera que se desplegaba desde dentro de un mueble. Mi abuela Conchita, que enviudó demasiado pronto y con la que pasé todos los fines de semana durante años, me dejaba admirar el material que guardaba ese escritorio. Cogía los rotuladores ya desgastados por el tiempo para dibujar algunas bastas líneas que apenas se marcaban. Mi abuela conservaba ese rincón como un pequeño tesoro. Otro día os enseñaré sus proyectos de diseño. ¡Cómo me gustaría ahora poder sentarme junto a mi abuelo Ferran y compartir sus lápices y rotuladores para diseñar mis bolsos de lona! Creo que habríamos hecho una gran pareja. 

L'Avi Ferran
L'avi Ferran trabajando en uno de sus proyectos
taller-kimu

“El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información”

Hoy en día, cuando empiezo a perfilar un bolso de tela también comienzo con un lápiz, una goma y unos rotuladores. Mi cuaderno de diseños de bolsos contiene todos los bocetos y las ideas (buenas o malas) que me surgen. Para mí es la manera más eficaz de plasmar lo que la imaginación y la experiencia transmiten. Y subrayo experiencia porque es la clave: seguramente se nace con sensibilidad, pero creo que el talento lo tienes que ganar a base de trabajar, experimentar, conocer las técnicas precedentes, explorar, descubrir, fallar y acertar.

Como dijo Picasso: “Siempre estoy haciendo lo que no puedo hacer, para poder aprender cómo hacerlo”.

El estilo de los bolsos de tela

Tengo que confesar que los bolsos de tela originales de Kimu seguramente no serían así si no fuera por el nombre que elegí y el logo que diseñé. Y es  que, casualidades de la vida, diseñé una de mis primeras mochilas de lona con unos pliegues en la base que después me recordaron al logo. ¿Lo hice así inconscientemente pensando en el logo? Pues no lo sé… Cuando vi la relación exploté la idea para dar un estilo diferente a mis bolsos de tela basado en el logo de la marca.

Mi última creación ha sido un “rediseño” de uno de mis primeros bolsos de lona. Al cumplir los cuatro años he creído que necesitaba “un cambio de look”.

Cuando diseño bolsos para mujeres jóvenes o no tan jóvenes intento cumplir sus necesidades básicas sin descuidar la esencia de Kimu. Es verdad que siempre tengo en mente a un perfil con unas características específicas que hacen que me centre en que toda la marca sea coherente. Curiosamente esa persona se parece bastante a mi… Comprenderás que diseño lo que yo me pondría, para mí todos son bolsos bonitos.

Procuro crear bolsos originales para mujeres que lo valoren, que compartan unos gustos y sean conscientes al comprar.

Antes de ponerme a dibujar ningún bolso...

Antes que nada, incluso antes de coger el lápiz, me gusta perderme por Pinterest, y miro un poco de todo, creo que se trata más de entrar en “modo creativo”, viendo ideas sobre packaging, outfits, ideas para hacer las nuevas fotos de producto, y también miro la competencia claro… Se trata de activar mi lado creativo.

Me encantaría tener un espacio como el de mi abuelo, una mesa sólo de dibujo (estoy intentando tenerla en el nuevo taller, pero no sé si al final cabrá). Así no tendría que guardar siempre las cosas cada vez que termino, podría ponerme a trabajar en cuanto tuviese una idea para anotar o un rato en el que quisiera dibujar.

 

Los bocetos y patrones de los bolsos

Después de entrenar un poco la mente ya me enfrento al papel en blanco, es el momento en el que todo vale. Normalmente los primeros bocetos son simples de bolsos de tela: ideas de estructura, de proporciones, conceptos muy generales. A partir de estos bocetos básicos trabajo más a fondo los que me resultan mejores. 

Normalmente voy trabajando varias ideas que van evolucionando hasta que se descartan y queda el bolso «ganador». Lo digo entre comillas porque diseñar sobre papel es muy fácil, todo queda bien, todo se aguanta, y todo se cose estupendamente… 

El patrón te puede dar alguna sorpresa, o algún dolor de cabeza, porque cuando haces un patrón de un bolso de tela tienes que pensar cómo se va a coser”, y aquí ya van saliendo las primeras complicaciones. Esto más que nada lo sufrí en el patrón del bolso convertible en mochila (que pronto verá la luz) quise complicarme la vida y después de 4 prototipos lo dejé, hay que saber cuando abandonar una batalla… 

Finalmente los prototipos de los bolsos

Los primeros prototipos de bolsos de lona los corto con telas de características similares a las que uso pero que han salido de algún outlet, o del mercadillo, o algún resto de tejidos antiguos… Disfruto mucho cosiendo los prototipos, ya que estoy llena de ilusión, pensando cómo resultarán. Siempre creo que lo que coso saldrá bien, si no ni empezaría a coser. Pero la verdad, (y tiene que ser así) es que se necesitan unos 3 o 4 prototipos de bolsos antes que salgo un diseño definitivo.

Cuando por fin salto de alegría porque ya tengo el prototipo definitivo, toca coserlo tal cual se haría para producir, es decir, con las telas, las entretelas y las fornituras definitivas.

Si finalmente todo está ok, y estoy contenta con el resultado después de probarlo ¡Toca producir para la sesión de fotos! El resto del proceso ya es tuyo si lo eliges.

Y este es mi proceso creativo para crear uno de mis bolsos de lona. Espero que te haya resultado curioso!

Si tienes alguna duda o quieres preguntarme qualquier cosa puedes escribir en los comentarios de abajo, estaré encantada de responderte.

Hasta la próxima!

Deja un comentario